Lifting Facial

TRATAMIENTO DEL LIFTING FACIAL

A medida que envejecemos, los efectos de la gravedad, la exposicion al sol y el estrés de la vida diaria, dejan sus rastros en nuestras caras. Aparecen entonces surcos profundos entre la nariz y la mejilla; el óvalo de la cara pierde definición en la porción mandibular; los pliegues de la piel y nuevos depósitos de tejido adiposo surgen en el cuello.
El lifting facial o ritidectomía no va a detener el proceso de envejecimiento aunque sí puede devolver el aspecto descansado y agradable que teníamos previamente.
Estos párrafos informativos le darán un conocimiento básico del lifting, cómo se hace, y qué resultados se pueden esperar de él. No tendrá Ud. todas las respuestas a sus inquietudes, ya que mucho depende de cada paciente.
Consultenos para aclarar las dudas que puedan quedar sin resolver.

¿Quiénes son los mejores candidatos para un lifting?
Los mejores candidatos para un fifting facial son las mujeres u hombres cuya cara y cuello han comenzado a aflojarse, pero que conservan una piel elástica y una estructura ósea fuerte y bien definida. La mayoría de estos pacientes están entre los cuarenta y los sesenta años de edad, aunque se pueden obtener excelentes resultados en personas de más de 80 años.
Un lifting puede darle un aspecto más juvenil y lozano; y mejorar de esta forma su autoestima. Pero no le dará un aspecto totalmente diferente, ni le devolverá la salud y vitalidad de su juventud. Antes de decidirse por esta cirugía, piense bien cuáles son sus expectativas y compartalas con nosotros.

Todas las cirugías tienen cierto riesgo.
Cuando un lifting está hecho por un Cirujano Plástico calificado, las complicaciones son raras y generalmente menores. No obstante, los individuos varían tanto en su anatomía, sus reacciones físicas y su poder de cicatrización, por lo que el resultado nunca es 100% predecible.

Planificación previa.
sE evaluará en la consulta su cara, incluyendo la piel y la estructura ósea; y SE discutirá con Ud. los objetivos de la intervención.
También se averiguará sobre patologías que pudieran traer problemas durante o después de la cirugía, como presión arterial elevada, problemas en la coagulación, o tendencia a la cicatrización exagerada. No olvide decirle si Ud. fuma o toma remedios, especialmente aspirina o otras drogas que alteran la coagulación.
Si Ud. se decide por un lifting, se le explicará las técnicas y la anestesia a utilizar, y los riesgos y costos involucrados. No dude en preguntar sobre cualquier duda que surja, especialmente las que se refieran a sus expectativas y preocupaciones acerca de los resultados.

Preparándose para la cirugía.
le daremos instrucciones sobre como prepararse para la cirugía, incluyendo indicaciones sobre la comida, bebida, el cigarrillo y si tomar o no ciertas medicaciones. Si Ud. fuma, es muy importante dejar de hacerlo una o dos semanas antes de la cirugía; el cigarrillo empeora la circulación sangúinea y puede provocar problemas en su cicatrización.
Si su cabello es muy corto, tal vez prefiera dejarlo crecer antes de la intervención, para así ocultar las incisiones en el postoperatorio.

Tipos de anestesia.
La mayoría de los liftings se hacen bajo anestesia en la que Ud. duerme superficialmente todo el tiempo, con anestesia local combinada, bajo el control permanente de un anestesiólogo calificado.


La operación.
Un lifting dura varias horas. Esta duración es mayor si se llevan a cabo otros procedimientos asociados. En algunos casos se necesitan dos tiempos operatorios.

Las incisiones generalmente comienzan cerca de la zona de implantación pilosa en los lados de la frente y continúa por delante o justo sobre el cartílago delante de la oreja, y sigue por debajo del lóbulo para terminar en el cuello superior detrás de la oreja. En algunos casos puede ser necesaria una pequeña incisión debajo del mentón.

Se procede a reposicionar los tejidos profundos y superficiales con puntos de tracción por debajo de la piel, luego se suturan las distintas capas de tejido y se hace lo mismo con las incisiones de piel. Por fin, se coloca algun tipo de vendaje levemente compresivo con un fino tubo de drenaje.

Después de la cirugía.
El dolor generalmente es mínimo y en caso de existir, se atenua con medicación analgésica. (Si hubiera mucho dolor o hinchazón repentina debe consultar a su médico de inmediato). La zona operada no tiene sensibilidad, la que se recupera en algunas semanas o meses. Es preferible no inclinar la cabeza hacia abajo para evitar el edema.
Los vendajes se retiran entre uno y cinco días después. No se asuste del aspecto pálido, hinchado o amoretonado de su cara. Recuerde que en pocas semanas volverá a verse normal.
Casi todas las suturas se retiran entre los cinco y doce días aunque algunas se dejan unos pocos días más.

Volviendo a la normalidad.
Haga una vida tranquila la primera semana después de operado. Al principio su cara le parecerá un poco rara debido a la hinchazón. Sus movimientos faciales serán un poco limitados y algunos hematomas se verán durante dos o tres semanas. Puede sentir cansancio y estar desilusionada o algo deprimida al principio.
Para la tercera semana se verá y se sentirá mucho mejor. La mayoría de los pacientes vuelven al trabajo entre diez días y dos semanas después de la operación. Puede usar maquillajes especiales si la vista de hematomas le molesta.

Su nuevo aspecto.
Seguramente Ud. va a estar muy satisfecho/a con su lifting si acepta que los resultados no van a ser aparentes de inmediato. Aún cuando la hinchazón y los hematomas hayan desaparecido, el cabello cerca de la herida puede estar muy delgado y la piel algo seca por varios meses. Los hombres pueden notar una diferente distribución del pelo de la barba al afeitarse.
Ud. notará algunas cicatrices después de un lifting, pero ellas están escondidas por el cabello o por los pliegues naturales de su cara. De todos modos, iran borrándose con el tiempo para hacerse casi invisibles.

Conclusión.
Hacerse un lifting no detiene el reloj. Su cara continuará envejeciendo con el tiempo y quizás Ud. quiera repetir esta operación dentro de 5 ó 10 años. Pero también es cierto que los efectos de un lifting son muy duraderos, ya que dentro de varios años Ud. continuará teniendo un mejor aspecto que si nunca se hubiera operado.